Altar del amor


En esta semana de los enamorad@s, les traigo un altar-de-aniversario muy especial. Un homenaje al amor de más de 9 años de esta pareja, donde se trató de resumir su esencia, su núcleo y su movimiento en este tiempo.

El altar es una caja de madera con vidrio, durable y resistente a peleas, niños, limpieza y trasteos, donde -después de entrevistas, fotos, anécdotas y muchas tazas de café- llegamos a un altar único e irrepetible, una oda a la compañía, el sincretismo, la complicidad de dos + dos hijos + dos gatos + Eugenia.

La composición del altar es original para esta pareja. Hice un montaje como de periódico (estilo The New York Times, porque ambos son periodistas) y todas la historias se ubicaron como en la portada de éste. Su historia de pareja y de familia, los momentos y las palabras claves entre ambos. Toda la ilustración tiene un recuerdo para ambos, así que será un objeto decorativo para no olvidar.

La decoración corrió por cuenta de una idea “kitsch”: escarcha, mariposas y mucho color, para que tenga toda la importancia necesaria donde va a estar ubicado en su casa.

La caja de empaque fue invento final para que fuera una sorpresa (ya que es regalo de esposa a esposo). Ya nos contarán cómo le va…

Caja de empaque cerrada

Caja sorpresa abierta

Caja sorpresa con el altar

Detalle del altar

Detalle del altar

Éste es el tipo de objetos que me encanta hacer, porque recorren e integran una historia única.

Hay altares como hay sentimientos y lazos entre nosotros, así que antójense ya!!! para un cumple años, un aniversario, día del padre, de la madre, ¡por el amor!

Anuncios

One Comment

Add yours →

  1. Alejandra de Vengoechea 20 febrero, 2012 — 10:11 AM

    Soy la feliz propietaria de este altar. Para los seguidores, les cuento qué pasó: el marido lo abrió, el marido quedó mudo -más o menos 35 segundos, lo que es mucho en masculinos que no lloran, no gritan, no dan besos ruidosos, no saltan- y dijo: “no puedo dejar de verlo”. Yo quería colgar el altar del amor en una pared muy grande, muy blanca pues es realmente una obra de arte. Pero el marido lo colgó en su escritorio,al lado de él, lo que dice mucho de lo que significó para él. Es nuestra historia muy protegida gracias a la caja, al vidrio. Yo estoy feliz, No más bicicletas, calzoncillos, objetos deportivos, ropas, whiskies, libros de regalo. Ahi estamos los 2, para siempre. Renovamos, nos sentimos, nos vemos y reimos con esa sonrisa muda, suya, mía, nuestra. ¿Qué más que eso?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: