Etapa dieciséis

“Cuesta comprender que nos pasamos media vida persiguiendo cosas que nos hacen daño. Cuesta demasiado darse cuenta, y lo que más cuesta después es deshacer el desengaño”. Marwan

IMG_8893

Cuerres – La Isla: 26 kms

Esta mañana Katrina nos levantó a las 7:30 am con música… qué momento tan especial, jeje. Esas son las cosas que se aprecian desde el corazón. Y el desayuno… bueno, d e l i c i o s o. Unos panes riquísimos, café de verdad, jugo de naranja, pero lo mejor, la sonrisa de ella y la energía tan bella que dejó en cada uno de nosotros con su abrazo de despedida.

Salí a caminar con la pareja de catalanes: Jordi y Mariona. ¡Resultó que Jordi hablaba más que yo! jajajaja, y eso de alguna manera hizo que se fuera más rápido el día. Hace muchos días que caminaba sola y tener compañía -en español- fue relajante, fue como un baño en el mar.

Caminamos a muy buen ritmo, nos llovió un poco pero disfrutamos del camino: en un punto volvimos a salir al mar y estaba muy nublado, no había límite preciso entre cielo y mar, era como si se desdibujara esa frontera; luego subimos a unos los acantilados, el mar embravecido, el Cantábrico que es como un ser de temperamento fuerte, serio, que te mira intenso, profundo, pero que en el fondo es hermoso y tierno, y te enamora locamente.

img_8894.jpg

 

Nuevamente a los 20 kilómetros me comenzó el dolor de la pierna pero lo ignoré; es mi nueva técnica, jeje, junto con vendármelo para “aprisionar” el dolor; caminé y ya. Cuando llegamos a La Isla (que no es una isla), Jordi y Mariona seguían hasta un pueblo más adelante y me pidieron seguir con ellos pues fue una maravillosa jornada de charlas y risas pero no, no podía, ya tengo claros mis límites y lo que necesita mi cuerpo, así que nos despedimos y cada uno siguió su etapa. Así es el Camino, así es la vida.

img_8901.jpg

Llegué al albergue, luego llegó un chico argentino, Matías, al que había conocido dos días atrás y nos pusimos a conversar. Mucho más tarde llegaron las italianas, una alemana y un chico holandés que estaban en Cuerres. Al final fuimos como ocho peregrinos en un albergue como de quince literas.

En la noche hicimos una cena comunal: comimos tortilla española, aceitunas, anchoas (de Santoña), delicioso pan, una sopa de sobre (guacala, jeje), arvejas, chorizo y vino que nos regaló una francesa que llegó al albergue. ¡Estuvo deli!

IMG_8930

  • Dani ya va en su segundo día del Camino Primitivo. Nos hablamos todos los días y es una alegría para mí que exista(s) en este AQUÍ y este AHORA.

IMG_8948

Publicado por carocaracolina

Carocaracolina es una caracola que escritora, viajera y podcastera. Y todo esto pasa en Lapensadera.

2 comentarios sobre “Etapa dieciséis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: