Etapa veintiocho

“No hace falta motivos para el Camino. Él mismo es el motivo”.

IMG_9190

Lugo – A Seixas: 32.6 kilómetros

Hoy fue una etapa súper bonita. Salimos como a las siete de la mañana, todavía súper oscuro y desayunamos en una plaza antes de salir de la ciudad. Lo gracioso es que, nosotros madrugando a caminar, y cientos de personas aún por ahí de las fiestas de anoche.

img_9191.jpg

La neblina seguía muy baja, como ayer. Muy baja mucho tiempo, con agüita de esa que parece que no moja pero cuando te das cuenta tienes el pelo empapado. Tal cual. Casi hasta las once de la mañana estuvo así; a veces no veíamos más allá de cinco o seis metros. Fue tan bonito… tan especial… tan diferente a todo lo que hemos visto antes. Esos son los regalos que más disfruto del Camino, esas sorpresas del paisaje, del clima, del terreno. Amé.

Caminé todo el rato con Vicente, así que no tengo un minuto para pensar; hablamos y hablamos y nos reímos y hablamos. No se nos acaba la cuerda, somos como dos locutores de radio haciendo un programa, jajaja.

IMG_9192

Cuando llegamos a Ferreira nos comimos un bocadillo y una cervecita, hacía un sol ardiente. Al rato llegaron Felipe y Antonio y nos invitaron todos lindos, a tortilla y a ooootra cervecita, jeje. Salimos de allí y -como siempre- esos últimos kilómetros fueron los más duros: por el calor y porque ya queríamos llegar. Y eso que sabíamos que sería etapa larga, lo que pasa es que a veces parar un tiempo largo hace que cueste más arrancar.

Llegamos al albergue, perdido en un pueblito de tres, cuatro casas. Como era 12 de octubre (festivo) todo estaba cerrado, entonces no hubo dónde comer. Compramos un pan de esos artesanales de un señor que los vendía en un carrito apenas llegamos al albergue y jamón de una máquina que había afuera.

IMG_9196

Poco a poco fueron llegando todos los compañeros peregrinos del Camino. Pasamos la tarde delicioso tomando sol y hablando del día de mañana, porque es nuestra última etapa juntos. Los ingleses terminarán el sábado y nosotros (Vicente y yo) el domingo. Jeje, me hace gracia haber hecho todo el Camino con Vicente, no me lo hubiera esperado, pero fue muy divertido, para qué. Creo que hasta el tono de los relatos es diferente, porque estaba más “distraída”, ahora lo noto.

Como a las ocho juntamos nuestras comidas e hicimos la cena: bocatas del pan que compramos con lo que todos tenían: pedazos de tortilla, de jamón ibérico, sardinas, hasta unas anchoas salieron por ahí. Y cerveza de la máquina. Fue una gran cena de amistad y mucha cofradía. Richard, el inglés, me bautizó “La infanta”, porque tengo toda una corte de chicos, jajaja.

img_9202.jpg

Dani ya acabó el Camino. Ayer se fue para Madrid y en dos días viaja a Canarias. Será raro seguir caminando sin él…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: