ETAPA TREINTA

“El Camino se anda con los pies y con los ojos, pero sobre todo con el corazón…”

img_9244.jpg

Arzúa – Lavacolla: 29 kilómetros

A un día de Santiago…

Esta mañana nos levantamos más tarde, como a las siete. Felipe tomó mucho anoche y como que dio una lora… yo, la verdad llegué como a las diez, me puse mis tapones y ‘hastamañana’ mundo. No me enteré. Menos mal, unos que estaban en el mismo cuarto, esta mañana salieron con una cara de enojados… parece que estuve fuerte la cosa, jeje.

Salimos pasadas las ocho, aún de noche (es muy loco) y a caminar. ¡Ah! Pero no he contado que… me salió una ampolla!!! ¡qué rabia! Después de treinta días caminando y viene y me sale una miserable ampolla a un día de llegar a Santiago? ¿Se ha visto algo igual? Entonces caminé súper mal hoy, apoyando mal el pie izquierdo para no rozarme la F&%*^* ampolla 😦

IMG_9248

Estuve súper incómoda y con un dolor terrible en el dedo pequeño por sacar todo el pie de lado. No quiero ni ver lo tenis. Se me hizo e  t  e  r  n  a   la etapa de hoy, sufrimiento total. Entre la muchedumbre, el solazo, que paramos mil veces, mejor dicho… no es mi día. Y hay mucha gente, y eso es malo para el Camino; los mojones (piedras grandes donde dicen los kilómetros que faltan) a todos les han robado las placas y están rayados y escritos, hay basura por todo el camino. Qué mal… somos una peste… definitivamente.

A los diez kilómetros paramos por un bocadillo, a los veinte por una cerveza y los últimos nueve sufriendo por llegar. Pero tuvo lugares muy lindos la etapa: el amanecer, por ejemplo, fue naranja encendido, con neblina… AMÉ. Luego vino una etapa de bosque de eucaliptos muy pero muy altos, preciosos; y luego otros árboles muy rectos, delgados y altísimos, no sé qué tipo pero hermosos. De resto carretera y mucha gente. De veras que es impactante para nosotros el tema del gentío.

IMG_9246

Llegamos a Lavacolla. El albergue estaba muy bien, con la nave de literas más grande que hemos visto: son como veinticinco literas en un solo espacio. Increíble. Está lleno.

Hicimos nuestro ritual: baño y ropa y pedimos una pizza a domicilio (cómo se nota que nos acercamos a la civilización, jeje). Fue comida-cena porque nos demoramos mucho hoy en la caminata. Luego fui a la cama a curarme mi ampolla (que son dos!!!), me escribí un rato con Dani que ya está en su casa, extrañando el Camino; leí, medio dormí y a la cama. No hay nada más qué hacer.

Es una sensación muy extraña. Mañana llegamos a Santiago… 840 kilómetros caminados… qué rápido se escriben esos tres números, pero qué largos fueron en distancia. y sin embargo ya fue, ya pasó.

IMG_9252

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: