¿Quieres apoyarme?

Decidí hacer esta publicación, más allá de contar un episodio, para contarles sobre lo que está pasando en mi vida, porque creo que, si están aquí suscritas y leyendo, me conocen de alguna forma y van a entender y a compartir estas decisiones.

Ya sé que no necesito el permiso, jeje, pero me parecía importante hacerlo, porque la comunidad que nació en LaPensadera es el inicio de este sueño que hoy sigue siendo un taller creativo con ese maravilloso formato que me tiene entusiasmada y que se llama podcast.

Desde el 30 de junio estoy sin trabajo remunerado, pero sí con un montón de trabajo creativo que no he dejado de hacer, además de algunos viajes para grabar nuevos episodios de la temporada 3 y organizar documentos, contenidos y proyectos que van a salir adicionales al podcast.

El más importante de ellos es la plataforma de PATREON, un sistema de micromecenzago para apoyar artistas y creadores. ¿Recuerdan los mecenas siglos atrás? Bueno, más o menos así, sin que ustedes sean condes o duques o feudos, o yo una artista de la talla de Boticelli, jeje; pero la idea es esa, solo que aquí son muchas personas con pequeños aportes ayudando a que un creador (en este caso creadora/podcastera) pueda tener algunos ingresos que le permitan seguir creando y compartiendo con el mundo.

Esta frase me pareció maravillosa y poderosa, porque define tal cual el papel crucial del mecenas para el mundo, en este caso para el mundo de una creativa podcastera.

¿Quieres ser tú mi mecenas?

Bueno, pues es muy fácil. A partir de aportes que van desde los 3 dólares en adelante te conviertes en un “patrono” y por ello recibirás una serie de recompensas que las dejaré aquí y que también están en la plataforma de Patreon si das clic AQUÍ, pero es para que las puedas ver inmediatamente y te animes a entrar y ser mi mecenas 🙂

Recuerda que, como mecenas, la mayor recompensa siempre será la satisfacción de apoyar un proceso creativo y sonoro que intenta acercarte a la montaña.

Es el primer nivel de mecenazgo y es de 3 dólares al mes. Es casi casi como si me invitaras a un almuerzo “caserito”, jeje, y por este aporte recibirás cuatro beneficios:

  • Acceso exclusivo a todas las publicaciones que haga por Patreon, donde tendrás reflexiones mías, fotos o recomendaciones de lecturas, videos, otros podcasts, etc, para seguir haciendo juntas este viaje.
  • Chat de la comunidad donde podrás conocer otras personas amantes de la montaña y enterarte de novedades como caminatas sonoras que haré próximamente.
  • Postal digital de cada episodio que será una foto del lugar visitado con una frase sobre la montaña o los viajes.
  • Mención especial en las notas de todos los episodios y en las publicaciones de la página web. Realmente agradezco tu apoyo.

Es el segundo nivel por un aporte de 5 dólares al mes, y por eso recibirás seis beneficios. Los del nivel anterior:

  • Acceso exclusivo a todas las publicaciones que haga por Patreon, donde tendrás reflexiones mías, fotos o recomendaciones de lecturas, videos, otros podcasts, etc, para seguir haciendo juntas este viaje.
  • Chat de la comunidad donde podrás conocer otras personas amantes de la montaña y enterarte de novedades como caminatas sonoras que haré próximamente.
  • Postal digital de cada episodio que será una foto del lugar visitado con una frase sobre la montaña o los viajes.
  • Mención especial en las notas de todos los episodios y en las publicaciones de la página web. Realmente agradezco tu apoyo.

ADEMÁS DE:

  • Charlas online: En cuanto esté más organizada comenzaré a hacer charlas online con invitados para hablar sobre alguna salida de los episodios anteriores o sobre la montaña en general.
  • Minipodcast exclusivo del episodio, que puede ser un paisaje sonoro, una entrevista, un poema, etc.

Este nivel me gusta más, jeje, porque el aporte me ayuda mucho más, sobre todo a crear nuevos formatos, como la guía de viaje. Por 10 dólares al mes, en este nivel recibirás toooodos los beneficios anteriores:

  • Acceso exclusivo a todas las publicaciones que haga por Patreon, donde tendrás reflexiones mías, fotos o recomendaciones de lecturas, videos, otros podcasts, etc, para seguir haciendo juntas este viaje.
  • Chat de la comunidad donde podrás conocer otras personas amantes de la montaña y enterarte de novedades como caminatas sonoras que haré próximamente.
  • Postal digital de cada episodio que será una foto del lugar visitado con una frase sobre la montaña o los viajes.
  • Mención especial en las notas de todos los episodios y en las publicaciones de la página web. Realmente agradezco tu apoyo.
  • Charlas online: En cuanto esté más organizada comenzaré a hacer charlas online con invitados para hablar sobre alguna salida de los episodios anteriores o sobre la montaña en general.
  • Minipodcast exclusivo del episodio, que puede ser un paisaje sonoro, una entrevista, un poema, etc.

MÁS DOS NUEVOS Y EXCLUSIVOS:

  • La guía de viaje “De paseo con La Caracola”. Por cada episodio recibirás un pdf con esta guía que contiene toda todita toda la información para llevar a cabo tu caminata/viaje al lugar de la historia.
  • Descuento especial en las guías de los anteriores episodios, para que así vayas haciendo tu propio libro de viajes y aventuras 🙂 

¡Este es el nivel top de todos! Sé que muchos quisieran tomarlo, y aunque sé que también depende de la economía de cada uno, si tomas esta opción tendrás muchos muchas más recompensas, además de mi infinita gratitud por creer y apoyarme de esta forma. Así que cuentas con todos los beneficios anteriores:

  • Acceso exclusivo a todas las publicaciones que haga por Patreon, donde tendrás reflexiones mías, fotos o recomendaciones de lecturas, videos, otros podcasts, etc, para seguir haciendo juntas este viaje.
  • Chat de la comunidad donde podrás conocer otras personas amantes de la montaña y enterarte de novedades como caminatas sonoras que haré próximamente.
  • Postal digital de cada episodio que será una foto del lugar visitado con una frase sobre la montaña o los viajes.
  • Mención especial en las notas de todos los episodios y en las publicaciones de la página web. Realmente agradezco tu apoyo.
  • Charlas online: En cuanto esté más organizada comenzaré a hacer charlas online con invitados para hablar sobre alguna salida de los episodios anteriores o sobre la montaña en general.
  • Minipodcast exclusivo del episodio, que puede ser un paisaje sonoro, una entrevista, un poema, etc.
  • La guía de viaje “De paseo con La Caracola”. Por cada episodio recibirás un pdf con esta guía que contiene toda todita toda la información para llevar a cabo tu caminata/viaje al lugar de la historia.
  • Descuento especial en las guías de los anteriores episodios, para que así vayas haciendo tu propio libro de viajes y aventuras 🙂 

ADEMÁS DE:

  • Kit de bienvenida a RSM, que consta de un cuadernito de notas para que lo lleves a la montaña y hagas tus propios diarios de viajes, y una serie de calcomanías de la primera temporada.
  • Acceso a webinars especializados que haré sobre diferentes temas relacionados con ir a la montaña, como por ejemplo la ropa, la maleta, los indispensables, la comida, la seguridad, cómo ejercitarse, etc.
  • Descuento del 10% en cualquier caminata sonora que hagamos. 

Hay otras formas de apoyarme, que las encontrarás entrando por AQUÍ.

Regalo especial

Por el mes de agosto, quienes decidan ingresar a la comunidad de Patreon (y vivan en Colombia*), recibirán una serie de calcomanías con las portadas de la primera temporada de RSM. Es una manera más de agradecer su apoyo como fans y creyentes de este proyecto, así que animaos.

*Si no vives en Colombia, te lo mandaré como pdf para que los puedas imprimir.

Nos vemos en dos semanas con nueva temporada y nuevo episodio (pista: en el mar…)

Episodio Awake

Ya sé que les dije que en julio iba a “descansar”, pero no me aguanté, jeje. Mentiras, ya tenía listo este este episodio -un poco diferente a los demás-, porque fue un piloto de podcast que hice para la plataforma de viajes Awake Travel. Si les gusta (a ellos) es probable que hagamos una serie completa, así que me ayudaría mucho que lo escucharas, lo compartieras y, si usas Apple Podcast, dejaras una reseña. ¡Y que gracias!

Detrás de micrófonos

Esta fue una propuesta que le presenté a Awake Travel para hacer un podcast sobre los destinos que ellos manejan, pero sobre todo de los perfiles de sus anfitriones, es decir, los guías de cada lugar. Me parece interesante contar de dónde viene la gente, cuáles son sus pasiones, cómo llegaron al turismo, etc, siempre estando cerca de la naturaleza y sus paisajes sonoros que es lo que me parece le da vida a este tipo de relatos en formato podcast.

Yo había conocido el trabajo de Awake Travel desde hace dos años que fui con mi hijo Emilio a La Macarena, y había quedado encantada, no solo con el lugar, sino con el manejo del grupo, con el trabajo comunitario y social que propone esta plataforma de viajes, de hecho escribí un artículo que ellos muy gentilmente lo republicaron AQUÍ.

La cosa es que los contacté, y muy amables me contestaron que sí, que podrían estar interesados, que hiciéramos un piloto de un posible podcast de Awake. En ese momento se encontraban realizando una serie documental bellísima sobre aves -que casi no me gustan, jeje- entonces fue perfecto. Se cuadraron todos los temas de fechas y destinos y nos llego la hora de viajar. Dani y yo viajamos por tierra hasta Pereira, donde nos encontramos con el equipo de Awake, Juan y Felipe; los dos anfitriones de naturaleza, Jeison de Risaralda y Brayan que venía del Putumayo; y el duro de las aves, el pajarero pluma blanca: Rodrigo Gaviria Obregón, un paisa fotógrafo de aves con mucha experiencia y que sería quien guiaría el documental.

Así comenzó una aventura de tres días, detrás de estos pajareros, aprendiendo, observando y sobre todo escuchando. Escuchando sus conversaciones, su trabajo, sus motivaciones y también sobre todo lo que saben de aves. Esa gente es como de otro planeta, se los digo así: todo el día hablando en latín, jeje. Bueno, exagero un poco, pero eran geniales cómo se entendían entre ellos los nombres de todos los pájaros que iban viendo y que, por supuesto, en semejante belleza de lugar, el Santuario de Flora y Fauna Otún Quimbaya, no fueron pocos.

Dani y yo acostumbrados a las aves de La Calera, jajajaajaja! Y llegamos allá y con semejante vegetación todo era una sola ¡bulla! 🙂 Era gracioso porque claro, para ellos había cantos que ni siquiera tenían en cuenta porque era de pajaritos “normales”, y nosotros ¡encantados! el azulejo, el toche, los colibríes, la asoma, hasta los cucaracheros son “normales” para ellos, pero bueno, nosotros todo lo preguntábamos y comenzamos a hacer nuestra propia lista de aves vistas.

Caminamos mucho y aprendimos muchos de estos personajes, creo que el podcast lo deja claro. La sensibilidad de las personas que aman la naturaleza y que se interesan por ella se nota a flor de piel, y además hace que nos convirtamos inmediatamente en hermano de la tierra. Cada uno de estos personajes, desde su conocimiento, cultura, edad y geografía se une en un solo propósito: observar las aves, conocerlas y hablar de ellas para así poder cuidarlas.

No tengo fotos de aves porque básicamente estaba grabando todo el tiempo, y nosotros no tenemos una cámara súper poderosa para hacerles zoom como sí la tenía Rodrigo o el equipo de producción.

Pero aquí les dejo los enlaces para que puedan ver la serie documental completa (son cuatro videos en cuatro regiones con cuatro súper pajareros) AQUÍ y la cuenta de Instagram de Rodrigo que publica unas fotos hermosas AQUÍ.

Ahora sí me despido.

Les adelanto que -porque usted lo ha pedido- estoy haciendo las guías de viaje de ¡cada uno de los episodios! Se llaman “De paseo con La Caracola” y van a traer tooooda la información necesaria para hacer las caminatas que he narrado en RSM: la crónica, información general, mapa, lista de empaque, receta, dónde comer, dónde dormir, enlaces informativos… mejor dicho, todo, todito, todo.

Estén pendientes que próximamente saldrán a la venta de forma individual, en combos o apoyándome a través de una plataforma de mecenazgo que ya les contaré detalles, ¡estoy trabajando duro en eso porque ya se me está acabando la plata de la liquidación! jajajajaja.

Gracias otra vez por estar aquí, por leerme, por apoyarme y enviarme tan buenos deseos siempre. Yo también tengo los mejores deseos para este nuevo proyecto.

Como siempre, el Atómico se fajó con esta hermosa ilustración 💚

Las joyas aladas del Planeta

Cuando vamos a la montaña, el lugar y la mente se funden en uno solo hasta que la naturaleza de ambos se altera. Es allí cuando comienza la verdadera aventura. Y así me siento yo… desde que comencé a hacer este podcast, algo dentro de mí cambió: veo con ojos más abiertos y escucho con oídos más atentos la naturaleza, lo cual ha alterado -en el mejor sentido de la palabra- toda mi vida.

La Caracola

Con esta frase comienza el episodio 18 del podcast, el último de la segunda temporada, porque resume todo lo que siento ahora por lo que hago. Aquí te dejo el episodio por si no lo has escuchado y ya te explico qué es lo que siento y lo que he hecho 🙂

Escribo esta publicación unos días después de haber renunciado a mi trabajo… un trabajo en el que estuve por nueve años y en el que fui inmensamente feliz, que no solo me dio abundancia, sino un lugar increíble, compañeros estupendos, un trabajo con valor, en fin… que con tantas cualidades puede ser que te preguntes por qué renuncié… y no sé si pueda explicarlo claramente, pero la cosa es que esa llamita de la pasión que sentí cuando arranqué y creé toda el área de comunicaciones allí… pues esa llamita ya estaba casi apagada, hace ya como dos años que solo tenía una pequeña luz y así, para una persona como yo, que es vida, pasión y aventura, pues era muy difícil seguir.

Hace rato que mi llama me tira para otro lado, para la montaña, los viajes, los deportes, entonces llegó la hora de seguir ese sueño y es así como doy por terminado un ciclo más, agradecida con el corazón por todos los aprendizajes, asustada por la incertidumbre que se avecina, pero emocionadísima de lanzarme al vacío. Ya lo dijo Bradbury en el episodio 7: “Ve al borde del precipicio y salta. Constrúyete las alas mientras caes”.

De las aves

Pero bueno, a lo que vinimos, a hablar una vez más de estas preciosas criaturas que me tienen enamorada al ciento por ciento (menos mal a Dani también, jeje), y es por esto que quise escribir este poema que acompaña los cantos de las aves que vimos en una travesía por la región Otún Quimbaya.

Días atrás tuvimos la oportunidad de acompañar a tres pajareros a un viaje de avistamiento de aves, y yo detrás, con mi humilde grabadora y mi amado acompañante Atómico, persiguiéndolos, aprendiendo sobre ese mundillo alado tan fantástico, descifrando vocalizaciones, aguzando la vista y disfrutando de unos paisajes hermosos entre bosques de robles, cedros rosados y negros, palmas de cera, helechos arbóreos y nuestro favorito: el yarumo.

Esta salida hizo parte de un proyecto nuevo -que ojalá salga para contarles- y en el que pude grabé muuuuchos pájaros, pero muchos. Cuando llegué a casa y después de pensarlo mucho y comenzar a escribir por un lado y por otro, me salió este poema, porque -de verdad- es increíble que tengamos tantas a ves en nuestro país y no las disfrutemos como se debe.

No tengo muchas fotos de este viaje, quiero decir, no fotos de aves, pero sí del lugar tan espectacular que recorrimos y que, como dije en el episodio, espero sea otra historia en RSM, porque Rodrigo, Jeyson y Brayan son todos unos personajes increíbles.

De izquierda a derecha: Juan Felipe y Felipe, los productores del documental que se estaba grabando, Jeison, guía y pajarero de la zona, Rodrigo Gaviria, el maestro de los pajareros, yo, Dani y Brayan, guía y pajarero del Putumayo.

Aquí les dejo el poema completo por si lo quieren leer.

Las aves… ¿Qué sería del valle, el mar, la montaña, los ríos y las selvas sin su inspiradora presencia, sin sus atractivos movimientos, sus bailes alocados y sus curiosos gorjeos? 

¿Qué sería de los bosques y las arboledas sin sus elaborados y perfectos nidos, sus nerviosos saltos de percha en percha, sus alarmantes y agudos llamados y sus ajetreados cortejos?

Qué sería del firmamento sin sus osados viajes, sus planeos cazando, analizando o huyendo; sus contemplaciones del paisaje, su búsqueda intensa de alimento.

Qué sería del mar, los ríos, lagos y humedales sin sus chapuzones juguetones, sus nados complicados y lejanos, sus hogares acuáticos o subterráneos.  

Qué sería de la tierra sin su trueque de semillas, raíces y de insectos. De aquellos troncos olvidados donde se resguardan o de los peñascos empinados donde se protegen.  

Qué sería del color sin sus trajes iridiscentes, viudos o camuflados, sus atavíos de plumas grandes, gruesas y delgadas. De sus envergaduras, o de sus enormes o diminutos tamaños.

Qué sería de las flores sin esos puntiagudos picos que las liban, y de la naturaleza en general sin aquellos aplanados, curvos, ganchudos, largos o afilados.   

Qué sería del amor sin sus juegos coquetos que terminan en descendencia, su instinto protector a la hora de cuidar a sus pichones y su mirada siempre vigilante para advertir el peligro o lanzarse al ataque

Las aves… vuelan por el mundo, por el cielo, atraviesan océanos y continentes o nidan el mismo árbol, el mismo agujero tooooda la vida… sin importar dónde, cómo y cuándo las veamos… las aves nos cautivan, nos atraen y nos fascinan; nos convierten en aprendices de la vida y seguidores de su existencia para proteger aún más su presencia en la naturaleza. 

Las aves… las aves son las joyas aladas del planeta.

La Caracola

Ya tenemos Instagram

Para terminar quiero contarte que el podcast ya tiene su propia cuenta de Instagram, porque quiero compartir por allí fotos, paisajes sonoros y las cositas que vayan surgiendo. Puedes encontrarlo así @relatossonorosdelamontana

¡Gracias!

Para terminar, quiero darte las gracias por hacer parte de este proyecto, por ser todo un Caminante Sonoro. Seguiré viajando y grabando, y buscando formas de hacer viable económicamente este podcast para no parar y gozarme más lo que hago. Ya sé que solo necesito poco, y lo poco que necesito lo necesito poco, así que ¡Gracias! y espero sigas pendiente de lo que se viene para Relatos Sonoros de la Montaña.

El páramo de los Curíes

En este episodio -y en este texto- les voy a contar del viaje que hicimos Emilio (mi hijo) y yo con mi madre, la bella Lulú, el día que cumplió sus ochenta y tantos años. Sólo amor y admiración por esta increíble mujer que nos regala cada día su enorme sonrisa y esas ganas inmensas de vivir al máximo.

Antes de comenzar la lectura, quisiera pedirte que -si escuchas el podcast- diligencies una encuesta que estoy haciendo para conocer mejor a mis oyentes, o sea a mis Caminantes Sonoros, e ir diseñando nuevas estrategias para poder seguir viajando, grabando y mostrando este país a través de Relatos Sonoros de la Montaña. Puedes llenar la encuesta haciendo clic AQUÍ.

El viaje de cumple

Como información general voy a contar que mi madre (que es madre de crianza) no es colombiana, o bueno, ya lo es porque lleva casi toda la vida aquí, pero en realidad nació en República Dominicana, y desde la primera vez que vino a Colombia y la llevaron de paseo por Boyacá (por allá en los ’80, siglo pasado como diría mi hijo) se enamoró locamente de este departamento, por lo que siempre lo menciona y lo recuerda como lo más lindo del país. Por esta razón, para su cumpleaños número 83, decidí invitarla al lago de Tota, donde habíamos estado hace como 13 años.

Organicé que Emilio pudiera venir con nosotras (el segundo mejor regalo para ella) y busqué alguna actividad de montaña para que fuera más viaje de naturaleza, como me gusta y, por supuesto, pensando en grabar un episodio del podcast para mis Caminantes Sonoros (y lectores de esta web), para que conozcan otro lugar hermoso de Colombia.

Con tan buena fortuna di con Carolina, la que fue nuestra guía, y así logramos un paseo maravilloso de dos días. En el podcast solo sale la caminata, pero el día antes hicimos otro paseito a la isla de San Pedro, del lago de Tota.

Aquitania es un pueblito a orillas del Lago, esta es la iglesia principal y allí nos encontramos con Carolina, la guía, para ir al puerto y hacer nuestro paseo por el lago.

Éramos los únicos en el puerto, así que fue un recorrido tranquilo. En la isla solo había una parejita de paseo también; hicimos el recorrido, muy corto, escuchamos muchos pajaritos (¡tantas grabaciones que tengo y con ganas de compartir!) y nos fuimos para el hotel.

La madre y yo… ¿no es muy preciosa esta foto? tomada por Emilio.

El páramo

Ir a la montaña siempre será una aventura y un goce infinito. El domingo nos levantamos bien temprano, desayunamos y nos fuimos a recoger a Carolina al pueblo. Durante el trayecto hacia donde iniciaba la caminata, Caro nos contó sobre todo el proceso del sembrado de la cebolla (ella con su esposo también siembran), así como algunos de los problemas que se les presentan con la venta y distribución, una de las razones por las que reclaman los campesinos en el paro nacional (que aún no se ha acabo, entre otras cosas). Cuando tienes la oportunidad de estar con personas del campo, gente que vive de cerca las carencias o injusticias o inequidades que se padecen en este país, entiendes un poco las razones de tantas molestias.

La verdad es que una no tiene de qué quejarse, y menos al poder estar en un lugar tan hermoso con este páramo, que solo nos regaló paisajes, flora exhuberante y la fauna más fantástica que jamás pensamos llegar a ver. Las fotos no son lo más importante, pero es una manera de compartir con quienes no pueden -por ahora- ir a estos lugares.

Por eso las comparto con completa generosidad y espero que las disfrutes y las compartas igualmente.

La cantidad de frailejones, y sobre todo diferentes tipos fue un gran regalo, de verdad. Es común ver uno o dos tipos de esta familia en un páramo, pero aquí había jardines, vecindarios enteros. ¡Una belleza!

El cuerpo de agua que Carolina nos explicó era un nacimiento, tenía infinidad de colores que brillaban con la luz del sol. Daba tanto gusto ver esa agua cristalina… con un fondo entre verdes, rojos y ocres, toda una obra de arte.

Y hubo más, ¡mucho más!

Me gusta esta foto del venadito, porque tal cual nos pasó… estábamos admirando los frailejones cuando de repente lo vimos así: quieto, mirándonos desde hace rato. Todos los encuentros de esta travesía fueron muy bellos, sobre todo para mi madre que nunca había visto venados en libertad.

La llegada por supuesto pagó la caminata, que de todas formas fue muy corta (aunque a Emilio le hubiera parecido eterna, jeje), pero la verdad estar ahí con esa vista tan impresionante fue más que un regalo, fue el trofeo para estos dos campeones: mi mamá y Emi que, aunque a veces se hace el rudo, disfruta de la naturaleza igual que nosotras. Eso lo siento en las entrañas y por eso le insisto tanto que salga, porque es la mejor herencia que le puedo dejar, porque no sabremos cuánto tiempo más tengamos estos lugares tan bellos y de tan fácil acceso, así que agradecer a la Vida la oportunidad de estar aquí y al Planeta por ser tan extraordinario, tan diverso y tan desmedido (positivamente) con la belleza.

Si te saltaste diligenciar la encuesta, no lo olvides, jeje.

Y recuerda compartir el podcast con quien quieras. Es la mejor manera de apoyarme y de hacer que cada vez seamos más caminantes sonoros.

¡Pronto habrá muchas y muy buenas noticias!

La paz del Güejar

“La paz no es solamente la ausencia de la guerra; 
mientras haya pobreza, racismo, discriminación y exclusión 
difícilmente podremos alcanzar un mundo de paz.” 
Rigoberta Menchú, Nobel de Paz

El día que escribo esta publicación es sábado 15 de mayo, y por muchas razones me siento triste, así que me perdonarán esta introducción más “subversiva”, pero necesitaba escribirlo. Si te molesta, puedes saltarte este pedazo y continuar donde está la primera foto; no pasa nada, de verdad.

Estoy triste porque el lugar donde vivo, Colombia, lleva más de 15 días de movilizaciones sociales, intentando gritarle a un país indolente y violento que nada está bien, que hay hambre, descontento, desigualdad y violencia contra todos los que no estemos de acuerdo con el ‘régimen’ en el que vivimos. Sí, el régimen de la clase alta de este país, de la oligarquía y el elitismo, del cual desafortunadamente yo también me siento parte, y tal vez por eso me duele, porque aquí estoy, en mi escritorio fino de madera, en mi apartamento propio, después de haber almorzado tranquilamente todo lo que quise… mientras afuera, hoy y desde siempre, hay gente que resiste con hambre, miedo, llanto y mucho dolor en la calle. Eso me hace sentir tremendamente triste. Y no porque deba estar allá yo también, no lo creo (también me da miedo, sobre todo de la violencia policial); sino porque tuvimos que llegar como sociedad a este punto que casi no tiene retorno pero al que tampoco le veo la luz…

En fin, que cuando escribí y grabé el episodio tenía fe en la humanidad, en el proceso de paz al que tantas personas (incluida mi familia) se ha opuesto; que escuchar la historia de William y de cómo sanó las heridas de la guerra, una guerra que le quitó un hermano, me daba esperanza en un cambio. Hoy no siento esa misma esperanza, pero como dice el libro que me estoy leyendo y que se los recomiendo (“Esperanza Activa”, de Joanna Macy y Chris Johnstone), honrar nuestro dolor por el mundo es legítimo y necesario.

“¿Cómo percibiríamos que nos estamos apartando de la trayectoria adecuada como sociedad? Nos empezaríamos a sentir incómodos. Si estuviéramos yendo en una dirección peligrosa, tal vez sintiéramos alarma; de suceder algo inaceptable, tal vez sintiéramos indignación. Si partes que amáramos de nuestro mundo estuvieran muriendo, lo que cabría esperar es pesar. Estos sentimientos son normales y saludables. Nos ayudan a percibir lo que está sucediendo; son también lo que suscita nuestra reacción”.

Del libro Esperanza Activa

Mesetas es una población a unas tres horas de Villavicencio, que por muchos años solo se supo de ella por la guerrilla, la coca, los secuestros, etc., pero que después del proceso de paz pudo ver y soñar otra forma de vida, con la paz, con el progreso venido del turismo y de sus hermosos recursos naturales, entre ellos el cañón de río Güejar, al que fuimos invitados a conocer por Turem, una agencia del lugar, y hacer el rafting por el río.

(ojo, con esto no estoy diciendo que no tenga problemas, pero por lo menos no los de antes).

Salimos de Bogotá un viernes, hicimos el rafting el sábado y el domingo nos tocó regresarnos, pero las ganas de volver y conocer mucho más están intactas, porque lo que tiene esta tierra es lugares increíbles para conocer. Además del río y las hermosas cascadas, hay caminatas, avistamiento de aves y travesía por la Serranía de la Macarena, así que sin duda será un destino al que volveremos nuevamente.

Ahí estaba con mi grabadora capturando paisajes sonoros… el bosque que nos hablaba a través de los pájaros, las chicharras y el viento; el río que bajaba feliz cantando y las risas de todos los que estábamos allí maravillados con ese lugar salido como de la imaginación de un cineasta… pero no, es al revés, alguien ve estos lugares y luego los convierte en película y nosotros nos admiramos. Porque la belleza de la naturaleza supera la imaginación, vengan aquí y lo comprobarán.

Espero hayas disfrutado las fotos así como del episodio. Y espero entiendas y perdones las pocas palabras. Ya vendrán tiempos mejores.